Muchas veces después de un parto esperamos que el bebé llore intensamente, sin embargo, si ha habido alguna complicación o el líquido ha sido meconial preferimos que no de la gran bocanada de aire para evitar que se trague todo ese líquido que podría afectarle posteriormente.

Por suerte disponemos de grandes profesionales que están con nosotros a la hora del parto, tanto matronas como pediatras, aportando una tranquilidad tanto al equipo de ginecología como a los ya papás y mamás.

Igualmente, os traigo este post de https://www.instagram.com/anigrammx que creo que os resultará a la vez que divertido, interesante.

Un fuerte saludo a tod@s.