La infertilidad es un problema cada vez más frecuente. Datos extraídos del Eurostat 2012 indican que España es el 3r país con una tasa de hijos por mujer fértil más baja de la Unión Europea, siendo este de 1,32.

Hay dos tipos de infertilidad:

  • La infertilidad primaria se refiere a las parejas que no han podido concebir un embarazo después de al menos un año de relaciones sexuales sin usar métodos anticonceptivos.
  • La infertilidad secundaria se refiere a las parejas que han podido quedar embarazadas al menos una vez, pero que ahora no pueden.

Por el contrario, la esterilidad es una cualidad atribuible a aquellos organismos biológicos que no se pueden reproducir, bien sea debido al mal funcionamiento de sus órganos sexuales o a que sus gametos son defectuosos. Las causas de la esterilidad son diversas y varían en función del sexo.

Infertilidad: incapacidad de reproducirse que precisa de tratamiento

Esterilidad: incapacidad de reproducirse irreversible

Además, ya hace tiempo que se conoce que a partir de los 30-35 años, las mujeres reducen exponencialmente su tasa de fecundidad. En este gráfico de un documento publicado por el Sr.Arroyo Pérez del Departamento de Estadística e Investigación Operativa de la facultad de Matemáticas de la Universidad de Sevilla se observa una máxima tasa de fecundidad de las mujeres fértiles a los 25 años de edad y un descenso progresivo hasta los 30 años y, exponencial, a partir de los 30-35 años.

¿Cuáles son las causas de la infertilidad?

La mayoría de las mujeres ovulan una vez por mes y de forma unilateral (es decir, de un sólo ovario). Este proceso recibe el nombre de ovulación. El óvulo viaja a través de la trompa de Falopio hasta el útero (la matriz). Para que se produzca un embarazo, el esperma sano tiene que estar presente en el útero alrededor del momento de la ovulación. En mujeres, la infertilidad puede deberse a problemas con los procesos anteriores (anovulación, obstrucción de la trompa de Falopio, salpingitis – inflamación de la troma de Falopio, hidrosálpinx – retención de líquido en la trompa, entre otros). En hombres, la infertilidad puede estar ocasionada por los problemas de cantidad y calidad del esperma (ver valores normales del seminograma)

Las hormonas controlan la ovulación. Las patologías que causan los desequilibrios hormonales pueden afectar a la ovulación. Entre estas patologías se incluye el síndrome del ovario poliquístico que afecta a personas que cursan con sobrepeso, hirsutismo y alteraciones ecográficas y analíticas compatibles y/o mujeres con peso por debajo del normal donde estará afectada la ovulación y además se pueden acompañar con trastornos de la menstruación.

Los problemas en el útero y las trompas de Falopio pueden causar también infertilidad. Por ejemplo, algunas mujeres pueden presentar cicatrices en estos órganos (debido a cirugías o infecciones anteriores). Otras pueden tener miomas uterinos (crecimientos de fibras musculares de carácter benigno) en el útero o endometriosis (que es la presencia de glándulas y tejido de recubrimiento de la cavidad uterina «endometrio» por fuera del útero).

¿Cómo se puede tratar la infertilidad?

Todo dependerá de la causa sea reversible o no y de su origen. En la mayoría de los casos, las causas se pueden averiguar mediante análisis de sangre con estudios hormonales, análisis de esperma o estudios por imagen (histerosalpingografía, ecografía ginecológica transvaginal y/o histeroscopia); estos métodos ayudan a guiar el tratamiento. Sin embargo, a veces no hay una causa clara. Esto recibe el nombre de esterilidad idiopática. En ocasiones, también puede haber más de una causa que contribuya al problema.

1. Cambios en el estilo de vida, como pérdida de peso en los casos con sobrepeso o aumento de peso en mujeres con un peso inferior al normal, pueden ayudar a estimular la ovulación. Dejar de fumar también aumenta las probabilidades de embarazo.

2. Un medicamento denominado Citrato de Clomifeno, puede estimular la ovulación. Valorable su uso en caso de mujeres con trastornos anovulatorios como el Síndrome de Ovario Poliquístico

3. Se pueden administrar inyecciones a base de compuestos hormonales para estimular la ovulación.

4. La inseminación artificial (IA) es otra de las opciones de tratamiento. El especialista utiliza una cánula para depositar el esperma directamente en el fondo uterino de la mujer justo antes de la ovulación (puede ser un ciclo natural o programado). Este proceso se realiza normalmente en combinación con clomifeno o con inyecciones hormonales.

5. La fecundación in vitro (FIV) es el tratamiento de infertilidad más costoso e invasivo. Normalmente se realiza cuando no han funcionado otros tratamientos. Primero se estimula la ovulación de la mujer con un tratamiento con inyecciones hormonales. A continuación, el especialista extrae con cuidado los folículos (donde están los óvulos) de los ovarios. Los óvulos se colocan en un tubo de ensayo o en una placa junto con el esperma para que pueda producirse la fecundación del óvulo por parte del esperma. Después, los óvulos fecundados (embriones) se colocan en el útero a través de una cánula especial (proceso denominado Transferencia embrionaria)

Finalmente, creo importante compartir con todos/as un documento de la OMS en que se incluye un amplio glosario de terminología en Técnicas de Reproducción Asistida muy útil.

Podéis descargarlo haciendo click AQUÍ o en la imagen.