Prolia® es el nombre comercial que utiliza el anticuerpo monoclonal Denosumab para el tratamiento de la osteoporosis.

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es una enfermedad que afecta a los huesos y está provocada por la disminución de la masa ósea que lo forma, tanto de las proteínas que constituyen su matriz o estructura como de las sales minerales de calcio que contiene. Como consecuencia de ello, el hueso es menos resistente y más frágil de lo normal, tiene menos resistencia a las caídas y se rompe con relativa facilidad tras un traumatismo, produciéndose fracturas o microfracturas.

La Organización Mundial de la Salud la define en mujeres como una densidad mineral ósea menor o igual de 2,5 desviación estándar por debajo de la masa ósea promedio de personas sanas de 20 años, medida por densitometría ósea. La densidad mineral de los huesos se mide mediante una prueba médica que se llama densitometría ósea.

La osteoporosis no provoca síntomas y suele pasar desapercibida, motivo por el cual se la ha denominado «la epidemia silenciosa». Las manifestaciones clínicas de la osteoporosis aparecen como consecuencia de sus complicaciones: las fracturas. Sin embargo, existe el error extendido de considerar que la pérdida de masa ósea provoca dolores musculoesqueléticos. (+ información aquí)

Indicaciones para el estudio de la densidad mineral ósea o Densitometría AQUÍ

INDICACIONES

Las principales indicaciones que tiene es el tratamiento de la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas y en varones con riesgo elevado de fracturas. Se ha demostrado que Prolia® reduce significativamente el riesgo de fracturas vertebrales y de cadera.

¿CÓMO SE DEBE TOMAR?

La dosis recomendada de Prolia es de 60 mg administrados en una única inyección subcutánea una vez cada 6 meses en el muslo, el abdomen o la parte superior del brazo.
Se recomienda que las pacientes tomen unos suplementos adecuados de calcio y vitamina D.

RECOMENDACIONES

  • Se debe animar a todos los pacientes a mantener una buena higiene bucal, a someterse a revisiones dentales rutinarias y a comunicar inmediatamente cualquier síntoma oral, como movilidad dental, dolor o inflamación o úlceras que no se curan o que supuran durante el tratamiento con denosumab.
  • Mientras se esté realizando el tratamiento, los procedimientos dentales invasivos se deben realizar únicamente después de considerarlos detenidamente y se deben evitar los periodos cercanos a la administración del fármaco.
  • Seguir controles de los niveles de calcio en sangre.
CONTRAINDICACIONES
Hipersensibilidad al principio activo o a alguno de los excipientes e Hipocalcemia
——————————–