Seleccionar página

El otro día, pude disfrutar de una magnífica charla de la Dra.Raich, sexóloga con increíble experiencia y trayectoria profesional, y quiero transmitiros un poco de información sobre la respuesta sexual humana, en concreto, la femenina.

La respuesta sexual femenina

La respuesta sexual humana femenina se divide en 4 fases: excitación, meseta, orgasmo y resolución. Las 2 primeras están reguladas por la rama parasimpática del Sistema Nervioso Autónomo (SNA) y las 2 últimas por la rama simpática del SNA.

1. EXCITACIÓN

Es la fase que se desarrolla a partir de una situación estimulante de contacto, visión o imaginación. Básicamente la fase inicial del proceso sexual.

En esta fase se produce un aumento de flujo sanguíneo a los órganos genitales y cambios en los vasos sanguíneos. Se sigue de ingurgitación (aumento de tensión y ligeramente de tamaño) y lubricación de la vagina, tumefacción de la cabeza del clítoris, elevación del cuerpo del útero y del cérvix del suelo (parte más inferior o pared posterior) de la vagina.

2. MESETA

En esta fase la tensión sexual llega a su límite máximo y después de ella aparece el orgasmo.

En esta fase se produce el engrosamiento de la zona más extensa de las paredes de la vagina, los labios menores cambian y muestran un color rojizo más intenso con un mayor ensanchamiento de los labios mayores por un aumento de la vascularización y flujo sanguíneo. Además, se produce un leve retraimiento de la cabeza del clítoris en el capuchón clitorideo. A nivel del pecho, las mamas aumentan de tamaño relativamente y se produce un incremento en la tumescencia areolar. A nivel general, se produce un aumento de la tensión muscular, tensión arterial y frecuencia de la respiración.

3 y 4. ORGASMO Y RESOLUCIÓN

El orgamos dura unos segundos y significa la descarga de todo el sistema simpático con la disminución de la tensión sexual seguidamente. Tras éste, la fase de resolución aparece donde el cuerpo recupera su estado basal previo a la excitación.

En la fase del orgasmo, existe una sensación de inevitabilidad orgásmica donde se acompaña de una contracción rítmica y repetida de pequeños/moderados espasmos de los músculos perineales y pélvicos (conocidos como pubococcígeos), contracciones uterinas que van des del fondo del útero hasta el cuello uterino y se alcanza la máxima elevación de la tensión arterial y el aumento de la respiración es muy pronunciado.

En la fase de resolución todo vuelve a la normalidad, descenso de la frecuencia cardíaca, tensión arterial y respiración, la vascularización y cambio en el flujo sanguíneo hacia los órganos genitales disminuye y aparece una sensación de relajación y bienestar general.

La experiencia orgásmica femenina

La experiencia orgásmica femenina puede aparecer y/o transcurrir por distintos métodos físicos y/o sensoriales. Des del mero hecho de encontrarnos en una situación de anorgasmia (en que no se consigue llegar al orgasmo), a conseguir uno o varios orgasmos a partir de fantasias eróticas. Los puntos o niveles de experiencia orgásmica que debemos distinguir son:

  • No se logra el orgasmo
  • Por estimulación del clítoris (autoestimulación o masturbación)
  • Por estimulación del clítoris (pareja)
  • Por penetración previa estimulación del clítoris
  • Penetración profunda
  • A partir de fantasias eróticas

Cada uno de estos puntos puede ir separado o formar parte de un conjunto ya que estamos ante una respuesta sexual compleja en la que si algún punto falla puede no llegarse a producir una completa experiencia orgásmica.

Para más información y/o dudas, podéis contactar AQUÍ o acudir a la consulta AQUÍ.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies